De paso por Nairobi

Nairobi, la capital de Kenia

¿Por qué visitar Nairobi?

Nairobi es la capital de Kenia. Si vas a realizar un viaje de safari por Kenia, tendrás que aterrizar en el aeropuerto Internacional de Nairobi (Jomo Kenyatta). Existe un aeropuerto secundario que opera vuelos domésticos y regionales llamado Wilson Airport.

 

Muchas veces los horarios de estos vuelos nos obligan a hacer una noche de estancia en la ciudad, así que es muy probable que debais hacer una corta estancia en Nairobi.

 

Mucha gente opina que no se debe perder tiempo en Nairobi, pero las visitas que yo hice en la ciudad me parecieron muy interesantes y recomendables, sobre todo si se viaja con niños.

¿Cuáles son las visitas y actividades más importantes de Nairobi?

En Nairobi hay 4 actividades muy recomendables. Se pueden hacer todas en un solo día, así que os recomendamos guardéis ese día para visitar lo siguiente; Orfanato de elefantes de David Sheldrick, el Centro de recuperación de jirafas, la casa-museo de Karen Blixen y la cena en el restaurante The Carnivore. En nuestro artículo que ver en Nairobi tienes información detallada de estas excursiones.

 

También es posible hacer un safari en el Parque Nacional de Nairobi y ver fauna salvaje con el highlight de Nairobi como telón de fondo. Esta visita ya es más cuestionable ya que veréis parques nacionales mucho más salvajes y auténticos durante vuestro viaje por Kenia.

Nuestra experiencia en Nairobi

Llegamos a Nairobi ya de noche, sobre las 23:35h. Allí nos estaba esperando nuestro guía, que nos acompañó al primer hotel. Recuerdo que la temperatura era muy agradable, casi fresca y que la ciudad estaba durmiendo, nadie de camino entre el aeropuerto y nuestro hotel…

Me interesaba mucho conocer las visitas típicas de la ciudad de Nairobi, ya que muchas veces, por cuestión de horarios y conexiones, la gente ha de pasar unas horas aquí.

 

Pronto por la mañana nos pasó a buscar nuestro guía. Se llamaba Mondia, pero no hubo manera, durante todo el viaje, de que le llamáramos por su nombre; “Bon día” o “Bon mati” era la forma más habitual por la mañana y “Bona nit” al despedirnos al final del día… Un tipo curioso, ya os iré contando cosas de él durante el artículo.

 

Nuestra primera visita fue el orfanato de elefantes de David Sheldrick, se trata de una asociación que cuida pequeños elefantes para luego reintroducirlos en su hábitat natural, en concreto, en el Parque Nacional de Tsavo.

 

Estos pequeños elefantes son ejemplares que se han quedado huérfanos, o que están mal heridos. Aquí los curan y alimentan hasta que los elefantes están preparados para volver a su territorio.

 

Entramos en un amplio terreno acordonado con un precario alambre, en el centro del cual había varias charcas con barro muy rojizo (como el de Tsavo) y unos cuantos biberones gigantes llenos de leche. De pronto, a lo lejos, vimos como venían varios elefantes pequeños corriendo graciosamente, con las orejotas moviéndose como las de “Dumbo”… y entraron arrasando, como en una cacharrería, en el recinto rojizo. Ahí les estaban esperando los cuidadores con sus biberones gigantes. Los elefantitos se abalanzaron a ellos y empezaron a chupar del biberón como si no hubiera un mañana… se tragaron 5 litros de leche en 1 minutos, y aún querían más…

 

Empezaron a llegar más elefantes, se les veía un poco más corpulentos que los primeros. Supongo que la entrada es escalonada para que no se peleen pequeños con más mayores por la comida…

 

Una vez que los elefantes se quedaban satisfechos y con la barriga llena, se dedicaban a jugar con el barro y cotillear entre el público. Fue fantástico ver como se peleaban amistosamente entre ellos retozando patosamente en el barro rojo. Los teníamos a tocar de mano y me pareció un ser muy extraño, pero a la vez no tan diferente de nosotros, al final, todos tenemos 4 extremidades, una cabeza y un cuerpo. Lo de las orejas y la trompa obviamente es lo que más nos diferencia a la mayoría de humanos de los plantígrados.

Me gustó la experiencia también porque se podía tocar a los elefantitos, acariciarles y rascarles. Uno de ellos me dio un empujón cariñoso que me dejó seco… pensé que si un enano como ese había asustado, como ha de ser la envestida de un ejemplar adulto cabreado…

 

La escena de unos 15 elefantes jugando, aparentemente felices, en aquel barrizal rojizo era muy curiosa de ver. Por megafonía iban explicando las circunstancias en las que había llegado cada elefante al centro, la mayoría se habían quedado huérfanos debido a la caza furtiva, aún existente en muchas partes de Kenia.

 

El centro también acoge a otros animales, como rinocerontes, pero no los pudimos ver, estaban en otras zonas.

 

Me pareció una asociación muy interesante, cuya labor se parece mucho a la que lleva a cabo la Fundación “Mona” en Riudellots de la Selva, donde tratan de dar, mediante donaciones y aportaciones voluntarias, una existencia digna a chimpancés que han sido maltratados o utilizados en circos y otros espectáculos.

Seguidamente nos fuimos a visitar la casa museo de Karen Blixen, la aristócrata danesa que escribió la novela “Memorias de Africa” y en la cual se basó la famosa y oscarizada película del mismo nombre.

 

La casa se construyó en 1912 y es un ejemplo perfecto de cómo vivían los colonos en la época del protectorado inglés en Kenia. Una casa muy familiar para mi ya que adoro la película y la recordaba perfectamente. Aquí se filmaron muchas escenas de la película. Además, en el vuelo hacia Nairobi la vi de nuevo para empezar a meterme en el viaje…

 

Esta casa se convirtió en una granja de café y aún se pueden ver por los jardines antiguas máquinas oxidadas que se utilizaban para las labores del campo.

 

Por dentro es una mansión preciosa con salones de madera estilo inglés, nobles camastros, chimeneas, cocinas y antiguos baños. Algunos objetos y cuadros de aquella época siguen decorando las paredes y vitrinas. Está bastante bien conservada.

 

El jardín es amplio, con el césped bien cuidado, palmeras enormes y otras plantas tropicales que te recuerdan que estás en Africa y una planta con una flor rosa muy intenso que da color a todo este cuadro.

 

Pregunté a nuestro guía donde estaban las colinas de Ngong, donde según la novela está enterrado el amante de Karen Blixen (Meryl Streep), Denys Finch Hatton (Robert Redford) y me las señaló…

Ya era la hora (inglesa) de comer y nos llevaron a un restaurante cercano, “The Tamarind”, situado también en una casa de estilo colonial. Era una especie de club inglés, pero nosotros preferimos comer en los jardines, exuberantes y acomodados en mesas y sillas de madera. Nos gustó mucho este restaurante, por sus instalaciones y por la comida, muy recomendable. Se nos puso a llover a cantaros y tuvimos que tomarnos el café en el porche… el chaparrón duró poco.

 

Nuestra última visita del día en Nairobi fue el Giraffe Center, un lugar donde tratan de conservar a varios ejemplares de la jirafa de Rothschild, una especie muy amenazada, yo conté unas 6 ó 7 jirafas enormes. Se trata de un centro orientado a la educación, aquí reciben a estudiantes y público en general para concienciarles de que tenemos que cuidar y respetar a los animales.

 

Había una especie de sala donde me imagino imparten charlas. Varios huesos enormes de jirafa servirían como apoyo a la teoría, eran realmente grandes y pesados. Nos los pusimos en la cabeza como si fuéramos unos cavernícolas…

 

La parte lúdica del centro es muy espectacular porque dispone de una atalaya elevada a la altura de las jirafas para que la gente les puedan dar de comer una especie de bolitas de alpiste, que por lo visto a las jirafas les encanta…

 

Las jirafas están acostumbradas a la presencia humana, así que no tienen miedo de acercarse, sacar su larguísima lengua y cogerte la bolita allá donde se la pongas: en la mano, en la cabeza, en el hombro, e incluso en la boca!! Si, si, es como si te dieras un morreo con una jirafa, la foto es espectacular… se la mandé a mi mujer diciendo “Cariño, no es lo que parece…

 

Así de cerca se aprecia bien las dimensiones que alcanza este esbelto animal. Una cabeza inmensa, un cuello interminable y un cuerpo colosal, así es una jirafa de cerca. Y bella, de una belleza extrema es la jirafa y elegante.

 

Nos divertimos mucho interactuando con las jirafas, Alex, Toni y yo agotamos las posiciones para dar de comer a los animales y Kike, más respetuoso con la Naturaleza, las disfrutaba más de lejos.

Me di cuenta de que este centro forma parte del complejo del hotel Giraffe Manor. Vi al otro lado del terreno este lujoso hotel, que en esas fechas estaba cerrado, ya me lo había advertido mi socio. Las jirafas con las que habíamos estado jugando son las mismas que se acercan al hotel por las mañanas e introducen su cuello por las ventanas del comedor para que los huéspedes les den de comer.

El día había sido intenso y divertido. Le dije a Mondia si teníamos tiempo de acercarnos al centro histórico de Nairobi, pero me dijo que eso supondría varias horas ya que la circulación es muy caótica y se forman grandes atascos en la ciudad… me hubiera gustado ver alguno de los edificios históricos como el hotel Stanley… en otra ocasión será.

 

Me gusta mucho la idea de que Nairobi es una ciudad de tan solo 120 años… La ciudad históricamente más importante de Kenia es Mombasa, en la costa. Nairobi no era más que un puesto de refresco, donde había agua, que fue creciendo a medida que la construcción de la vía férrea entre la costa y Uganda iba construyéndose.

 

Nos llevaron al hotel Sarova Panafric, donde descansamos un rato. A continuación nos vinieron a buscar para ir a cenar al popular restaurante “The Carnivore”. Es un local muy típico y turístico de la ciudad, pero está muy bien. Este local, como os podeis imaginar, no es muy recomendable para vegetarianos ni veganos, aquí se come carne a mansalva… es como un “rodiccio brasileño”, van pasando por las mesas con carne de diferentes especies comunes; pollo, ternera, cordero, pavo, cerdo. Pero también exóticas; avestruz, cocodrilo y algún antílope. Y hasta que no bajas la banderita, no dejan de ofrecerte carne. También hay menú para vegetarianos…

 

Cenó con nosotros mi socio de Kenia, Jamleck, un tipo discreto y agradable y su mujer. Ya con la pancha contenta, como los elefantes del Centro de David Sheldrick, nos fuimos a dormir a nuestro hotelito.

Información útil para visitar Nairobi

Ubicación de Nairobi

Nairobi ocupa una extensión de aprox. 700 km2 y se divide en varios distritos. Los edificios gubernamentales se ubican en torno a City Square, junto al City Hall Way, y los rascacielos se levantan en las calles Stándar y Kaunda. Al oeste se encuentran los parques Uhuru y Central y el distrito de Nairobi Hill. Los lugares de interés de la periferia, como Bomas of Kenya y el Giraffe Centre, se encuentran al suroeste de la ciudad, junto a Langata Road, que pasa al lado del Nairobi Park en dirección al elegante barrio de Karen. Al oeste de Karen se alzan las colinas Ngong, populares gracias a la película de “Memorias de África”, con vistas al Rift Valley.

¿Cómo moverse por Nairobi?

Como seguramente viajaras a Kenia con alguna agencia especializada en viajes de safari y con las máximas garantías, como Viajes Gorongeti, llevarás todos los servicios incluidos, también las visitas en Nairobi. Así que los transportes se realizarán en tu vehículo de safari (minivan o 4x4 tipo LandCruiser)

 

Si no es vuestro caso, también podeis contratar estas visitas y los traslados aeropuerto-hotel-aeropuerto con Civitatis, o realizarlas a vuestro aire con un taxi.

 

En Nairobi también hay transportes públicos, pero son muy precarios.

¿Cuánto tiempo se recomienda en Nairobi?

Cómo máximo se recomienda invertir una jornada de vuestro programa de viaje en Nairobi. Lo justo para hacer las visitas indicadas y basta.

¿Dónde dormir en Nairobi?

Nairobi dispone de una amplia gama de alojamientos. Los hay de todas las categorías, pero atentos porque lo que ellos consideran un 5*, para los occidentales puede parecerse a un 3*.

 

Dos de los alojamientos más recomendables en Nairobi, por su relación calidad-precio son: Sarova Panafric y EKA Hotel Nairobi.

 

Se recomienda utilizar hoteles ubicados en la periferia, cerca del aeropuerto, para evitar los grandes atascos que se originan en el centro de la ciudad.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2009-2020 © safarisentanzania.com - Viajes Gorongeti s.l.