¿Qué ver en Olduvai?

La garganta de Olduvai (o Oldupai), es un importante yacimiento paleontológico situada entre las tierras altas de Ngorongoro y las llanuras del sur de Serengeti. Es posible realizar una visita durante vuestro viaje de safari por los parques nacionales del norte de Tanzania.

 

La garganta de Olduvai es un profundo barranco de más de 48 kilómetros de extensión, pero la visita se limita al mirador, desde el cual se obtiene una bonita panorámica de la región y el avistamiento de un monolito erosionado que muestra claramente los estratos de los cambios climáticos ocurridos durante millones de años. También se puede visitar un pequeño museo con muestras geológicas y restos óseos de animales.

En las gargantas de Olduvai fue donde los famosos paleontólogos Louis y Mary Leakey encontraron evidencias de la evolución de la humanidad. En sus excavaciones encontraron múltiples capas de sedimentos que les ayudaron a calcular la antigüedad de sus hallazgos. Estos sedimentos muestran la evolución geológica del área, desde un lago hasta pastizales secos excavados por un río y profundamente influenciados por la actividad volcánica de la zona.

 

Otros hallazgos importantes, por parte de los paleontólogos Wilhelm Kattwinkel y Hans Reck, fueron los restos de caballos extintos de tres dedos (1911) y un esqueleto de homínido (1913).

 

Las excavaciones tuvieron que detenerse debido a la I Guerra Mundial y no volvieron a ponerse en marcha hasta después de la II Guerra Mundial, entonces en la región se libraban luchas políticas por la independencia de Kenia y Tanzania (Protectorado de África Oriental).

Se descubrieron en la capa más profunda de los estratos de Olduvai,  restos del “Homo Habilis”, que datan de aproximadamente unos dos millones de años… el cerebro de esta especie tenía la mitad de tamaño que el del hombre moderno. Este, posiblemente coexistió con el Paranthropus boisei, de rasgos simiescos y cresta sagital, pero con un cerebro redondeado y una mandíbula robusta, también conocido como el “Hombre cascanueces”. Se cree que habitó por aquí hace 1,75 millones de años y que ya utilizaba herramientas sencillasMás tarde el “Homo Erectus” (o Hombre Erguido) habitó la región y utilizó hachas de mano hasta que apareció el “Homo Sapiens” hace 195.000 años.

 

Los investigadores en Olduvai han relacionado directamente la evolución de la Humanidad con el cambio de los ecosistemas provocados por la climatología. Así, el “Homo Habilis” de brazos largos, se vio obligado a descender de los árboles para vivir en los pastizales y a su vez fue perseguido por cazadores que fabricaban herramientas y armas.

 

Los restos de piedras en circulo pueden significar la construcción de viviendas primitivas.

El pequeño y modesto museo de Olduvai muestra algunos de los hallazgos que tuvieron lugar en las gargantas de Olduvai. No esperéis las piezas más valiosas, esas están en los grandes museos europeos y americanos. Aquí encontrareis pequeñas piezas que, explicadas de forma entusiasta por los guías locales, os transportarán al tiempo en que nuestros antepasados ​​se desarrollaron como fabricantes de herramientas y comunidades sociales de cazadores-recolectores. 

 

Las gargantas de Olduvai son pues, el primer hogar conocido de nuestros antepasados en la era moderna.

 

Recomendamos realizar esta visita, que no ocupa mucho tiempo, en el transcurso entre el cráter Ngorongoro y el Serengeti. Esta actividad, además, aporta variedad al viaje de safari.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2009-2020 © safarisentanzania.com - Viajes Gorongeti s.l.