Silale Swamp

Su viaje a través de Tarangire eventualmente llegará al sur, a la remota zona del pantano Silale. El aspecto del parque cambia a medida que se viaja hacia el sur, en lugar de los bosques que cubren gran parte de la región del norte de Tarangire, el paisaje se convierte en un vasto espacio de pastos húmedos. Las vistas del pantano con las montañas Sambu en el horizonte muestran un paisaje impresionante.

 

El pantano Silale actúa como una esponja gigante y durante la temporada de sequía va liberando agua poco a poco, hecho que atrae a muchos animales salvajes.

Entre las especies residentes encontramos jirafas, elefantes, hyrax, impalas, dik-dik, avestruces, waterbuck, warthog y reedbucks. También algunas especies raras de antílopes como el kudu y el oryx. Entre los primates se encuentran babuinos, monos vervet y bushbabys, mientras que entre los carnívoros, leones, leopardos, chacales y mangostas. Además habitan aquí muchas especies de aves pues es un ecosistema muy favorable para ellas.

Enromes pitones de roca viven también junto al pantano, a veces se ven en las ramas de los árboles. Este reptil puede permanecer inmóvil durante meses, hecho que va muy bien para poder observarlas con tranquilidad en su hábitat natural.

 

Los elefantes también son abundantes por aquí. Llamados “Tembo” en swahili, son criaturas muy sofisticadas que viven en unidades familiares estrechamente unidas. La mayor y más antigua de las hembras es la líder de la unidad familiar, que cuenta con varias generaciones entre sus miembros. Al llegar a su madurez (alrededor de los trece años), el elefante macho abandona su unidad familiar, es decir a sus mujeres –hermanas, madre, abuela-, para vivir solo o temporalmente en rebaños con otros machos.

Si alguna vez es amenazado por alguna manada de elefantes, lo más seguro es que el agresor sea una hembra adulta, que son las protectoras de la unidad familiar.

Generalmente los elefantes son muy suaves, sobre todo cuando interactúan con otros miembros de la manada. Son animales inteligentes, leales y desarrollan lazos muy fuertes entre ellos.

Los elefantes maduros no suelen entrar en contacto con las unidades familiares salvo cuando las hembras entran en celo, que son perseguidas por varios machos a la vez. Estos pueden pelearse, pero nunca llegan a lesionarse gravemente. Cuando se acaba el celo, la relación entre las hembras y los machos desaparece de nuevo.

Incluso los mayores depredadores dejan tranquilos a los elefantes machos adultos y solitarios. El único momento vulnerable de los elefantes en la naturaleza es cuando son recién nacidos, pues tan solo miden unos 80 centímetros y podrían ser cazados por los leones, sin embargo esto resulta muy difícil porque están muy bien protegidos por el resto de los miembros de su familia. Durante los primeros indicios de peligro, los elefantes hacen un círculo y rápidamente los cachorros acceden a su interior. En función de la reacción de la amenaza la patriarca intimidará a los intrusos o desharán el círculo.

La intimidación de la patriarca consiste en abrir sus orejas como pantallas y agitar su cabeza fuertemente de un lado a otro, a veces se acompañan también de fuertes gruñidos y sonidos hechos con la trompa. Este técnica suele funcionar y es que hay pocas cosas más intimidantes que la carga de un elefante enrabietado.

Los elefantes a veces se tumban al suelo para dormir. Finalmente señalaremos que no es cierto el mito de los cementerios de elefantes...

 

Las zonas a lo largo de las riberas en las cuales el agua ha disminuido son excelentes lugares para observar elefantes. Ahí suelen cavar para buscar agua limpia y fresca, pues la capa freática está en un nivel muy superficial. Los elefantes a menudo prefieren este agua a la que está en la superficie, que se presenta muy revuelta de arena y caliente. Los elefantes utilizan a menudo esta actividad como un juego, se salpican entre ellos y se rebozan de barro hasta las orejas.

El elefante parece ser el único animal que puede llevar a cabo estas excavaciones pero hay otros que han aprendido a sacar provecho de ellas.

Los elefantes machos pueden beber entre 90 y 140 litros de agua al día.

 

CONTACTO Y RESERVAS

Viajes Gorongeti, s.l.

Licencia GC-2029

Avda. Gaudí 60 (con Industria) Ático 2º

08025 Barcelona

 

Tel. 93 247 36 61 / 699 200 878

info@safarisentanzania.com 

 

FORMULARIO DE CONTACTO

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2009-2016 © safarisentanzania.com - Viajes Gorongeti s.l.