Parque Nacional de Tarangire

Imagine cientos de cebras rayadas reflejadas en las aguas tranquilas, imagine la silueta amenazante de los elefantes quemada por la puesta de sol, imagine la visión fantasmal de los baobabs dispersos por los brillantes pastizales. Todo ello existe en realidad, y lo podrá ver en Tarangire.

 

Tarangire es una maravilla escondida de Tanzania que merece una consideración especial en el itinerario de cualquier entusiasta de safari, especialmente a principios de la temporada seca, cuando acuden aquí grandes masas de animales para abastecerse del agua perenne del parque.

Durante la estación seca, cuando el sol ha cocido toda la humedad de los paisajes circundantes, una gran variedad de especies animales son atraídos por el agua del río Tarangire y los pantanos estacionales.

 

Durante la estación húmeda también puede ser una visita gratificante, pues hay menos gente, y todavía pueden verse muchas de las especies residentes (incluso un gran número de elefantes) y el paisaje se vuelve de una exhuberancia digna de ser fotografiada.

 

El parque nacional tiene aproximadamente 2.576 km2, y es el quinto más grande de Tanzania. El parque lleva el nombre del río Tarangire, la única fuente de agua permanente de la zona. Este río es un imán para la fauna salvaje durante la estación de sequía, cuando grandes concentraciones de elefantes, búfalos, ñus y cebras se congregan a lo largo de sus orillas.

 

El parque tiene unas características que lo hacen muy especial, es el refugio de la mayor población de elefantes en el norte de Tanzania. Estos fueron víctimas de la caza ilegal durante la década de 1980, pero actualmente el número de individuos se ha recuperado de manera espectacular. Alrededor de 3.000 elefantes se contabilizaron en el último censo del año 2000. La población ha seguido aumentando, y se habla de un “baby boom” en Tarangire. Durante un safari en este parque nacional podrás avistar muchos elefantes menores de 10 años, así como bebés.

El avistamiento de elefantes en Tarangire es excepcional, se pueden ver grupos de 100 a 400 elefantes en un solo día. Ya solo por eso, vale la pena pasar por este parque. Si le añadimos la gran belleza paisajística que nos ofrece, hacen de Tarangire un destino casi obligatorio.

 

El río Tarangire transcurre hasta el centro del parque a través de distintos hábitat y una variada topografía. Suaves colinas intercaladas con baobabs gigantes, bosques de acacias abiertos y pantanos de temporada proporcionan un espectacular y pintoresco entorno.

 

Las regiones más conocidas de Tarangire son Lemiyon, Matete, Burundi y Kitibong, así como el propio río Tarangire. Cada área es única y tienen sus propios secretos.

 

Sin duda otro de los grandes atractivos del parque son los gigantes babobabs, que aquí pueden verse en grandes cantidades. Sus impresionantes dimensiones hacen enanos a los animales que pastan debajo de ellos.

 

Gracias a la gran diversidad de hábitat, es posible avistar en Tarangire muchas especies animales diferentes. Además de los herbívoros migratorios (búfalo, ñu, cebra) encontramos numerosos residentes que permanecen en el parque todo el año como elefantes (algunos también son migratorios), mangostas, jirafas, bushbuck, hartebeest, dik-dik, impala, waterbuck, warthog, etc. En cuanto a los primates, encontramos babuino, mono vervet, y bushbaby. En cuanto a los hipopótamos y el rinoceronte negro, fueron extinguidos de esta zona por los cazadores furtivos. Con un poco de suerte podrá avistar especies raras de antílopes como el kudu menor, eland y oryx.

 

Entre las especies de carnívoros, encontramos leones, leopardos, guepardos, hienas y chacales. Los leones son abundantes en este parque, y son avistados con relativa facilidad. El leopardo también se puede ver, pero es más difícil, quizás si quiere asegurar su avistamiento sea necesario algún día más de estancia. En cuanto a los guepardos, hay pocos, y sólo se ven un par de veces al año.

 

Otra especie extraña que se ha vuelto a ver de nuevo por Tarangire es el perro de caza salvaje. Una especie en peligro de extinción que solo se ve en Serengeti y aquí.

 

Tarangire es así mismo, uno de los mejores parques del África oriental para el avistamiento de aves. El parque es especialmente bueno para ver rapaces e incluso la gente no interesada en estas especies se sorprende de la abundancia y la diversidad de estos poderosos depredadores aéreos. Las rapaces vistas frecuentemente son el águila bateleur, el águila Tawny, el águila de cresta larga, el águila marcial, el águila pescador y el búho real.

 

Es interesante observar que el parque nacional tan solo ocupa una pequeña porción del total de la superficie del ecosistema del Tarangire. De hecho, este ecosistema es 13 veces mayor que el parque. Las fronteras del ecosistema se definen por la migración de los herbívoros. Los animales migratorios utilizan Tarangire durante la temporada seca y migran fuera del parque durante la estación de lluvias. Las principales especies migratorias son el búfalo, el ñu y la cebra. Estos animales migran fuera del parque y se dispersan hacia el este en diciembre, a principios de la temporada de lluvias. Los animales migratorios vuelven a principios de junio, con el inicio de la estación seca. Esta migración tiene  lugar en parte porque los suelos de Tarangire son deficientes en fósforo, y los animales han de buscar más allá minerales ricos en forraje para dar cabida a sus necesidades dietéticas.

 

Los ritmos de vida salvaje de Tarangire son casi directamente opuestos a los del Serengeti. Tarangire entra en explosión cuando durante la época seca (julio-noviembre) llegan enormes poblaciones de elefantes y otras especies en busca de agua al Río Tarangire y otras fuentes de agua permanentes dentro del parque.

 

La mejor temporada para la fauna salvaje empieza a crecer en junio, con el inicio de la temporada seca. Durante los meses de junio y julio, los alrededores del parque se secan, y muchos de los animales comienzan a emigrar de nuevo a Tarangire. Durante los meses de agosto, septiembre y octubre, las zonas periféricas son ya completamente secas. Esta es la mejor época para visitar Tarangire, pues encontrará grandes rebaños de búfalos, ñus, cebras y elefantes.

 

Con las lluvias de noviembre, estas concentraciones se dispersan en el ecosistema circundante. Entre enero y mayo, la mayoría de los animales migratorios están dispersos, pero se encuentra un gran número de especies residentes.

 

CONTACTO Y RESERVAS

Viajes Gorongeti, s.l.

Licencia GC-2029

Avda. Gaudí 60 (con Industria) Ático 2º

08025 Barcelona

 

Tel. 93 247 36 61 / 699 200 878

info@safarisentanzania.com 

 

FORMULARIO DE CONTACTO

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2009-2014 © safarisentanzania.com - Viajes Gorongeti s.l.