Cráter Ngorongoro

El cráter del Ngorongoro está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es la caldera volcánica intacta más grande del planeta, y es considerada como la octava maravilla del mundo por mucha gente.

Es un anfiteatro natural rodeado de muros de 600 metros de alto, y un diámetro de 16 kilómetros que alberga las poblaciones más densas de grandes mamíferos del mundo. En una sola jornada de safari es posible ver una asombrosa variedad de animales incluyendo los grandes depredadores carnívoros.

El cráter del Ngorongoro se encuentra aproximadamente a unos 2.280 metros de altitud, y el fondo del cráter a unos 1.670 metros.

El cráter del Ngorongoro no defrauda, y será probablemente uno de los aspectos destacables de su viaje.

 

El cráter del Ngorongoro tiene unos suelos ricos y abundantes durante todo el año, esto proporciona el hábitat ideal para muchas especies animales. Los animales migran dentro y fuera a sus anchas, pero de forma minoritaria. La mayoría son residentes y permanecen aquí todo el año. Hay aproximadamente 20.000 grandes mamíferos residentes en el interior del cráter.

Entre los herbívoros encontramos: elefantes, rinoceronte negro, hipopótamo, búfalo, eland, cebra, ñu, waterbuck, warthog, gacela de Grant y gacela de Thompson. La jirafa, el impala y el topi están extrañamente ausentes en el interior del cráter. Es posible que la jirafa encuentre el acceso al cráter dificultoso, pero también podría ser la ausencia de acacias para alimentarse. No se tienen tesis sobre la ausencia de las impalas y los topis.

Entre los primates, podemos encontrar babuinos y monos vervet.

Entre los carnívoros encontramos león, guepardo, hienas y chacales. También leopardos, servals y zorros de oreja de murciélago pero estos son mucho más esquivos.

 

Fluctuación de la vida salvaje en el cráter del Ngorongoro

Durante los últimos 40 años, desde que se iniciaron los estudios allá por el 1960, el cráter ha sufrido cambios dramáticos. Históricamente los ñus han supuesto por lo menos la mitad de la población de los grandes animales, sin embargo su población ha disminuido. Lo contrario ha ocurrido con la población de búfalos. Se cree que estos cambios fueron provocados por la salida de los ganados de los masai a mediados de 1970.

Cuando permanecían en el cráter, los masai quemaban los pastos regularmente para favorecer el crecimiento de hierba fresca, cosa que favorecía a los ñus. Ahora que ya no están, las hierbas son muy altas, y eso favorece a los búfalos. Esta fluctuación en la población de grandes herbívoros, afecta también indirectamente a la de grandes depredadores como el león, la hiena o el guepardo. Lo que definitivamente es cierto, es que el cráter del Ngorongoro es un ecosistema cambiante y dinámico.

 

El suelo del cráter del Ngorongoro

El cráter del Ngorongoro es a menudo considerado un microcosmos del Serengeti, pues en sus relativas pequeñas dimensiones (16 km2) alberga cinco hábitat diferentes que reflejan los principales hábitat de su enorme vecino, el ecosistema del Serengeti (24.150 km2). Estos hábitat son los siguientes:

Lerai Forest, situado en la parte sudoeste del cráter. Lerai es una palabra masai que hace referencia a las altas acacias amarillas que dominan el bosque. Es un hermoso bosque donde habitan babuinos, monos vervet, waterbucks y bushbucks. El bosque es especialmente conocido por la pequeña población de elefantes gigantes. Es también el hábitat de los únicos leopardos del cráter. La mejor hora para visitar este lugar es al amanecer.

En el centro-oeste del cráter encontramos el Lago Magadi (también conocido como Lago Makat), que acoge a miles de flamencos migratorios. El lago puede estar lleno de agua, o seco (entonces es una salina blanca), dependiendo de la temporada.

El sureste y el noroeste del cráter son zonas pantanosas según la temporada, y son hábitat excelentes para hipopótamos y muchas otras especies de aves acuáticas.

La zona central del cráter es una llanura de hierba corta, es el hábitat del ñu, la cebra y la gacela de Thompson.

La sección oriental del cráter es un pastizal llena de búfalos y servales que se mueven por la larga hierba que aquí encontramos.

 

Los elefantes del Ngorongoro

Los elefantes del Ngorongoro son impresionantes. Probablemente aquí obtenga el mejor avistamiento de estos animales en su safari. La mayoría son elefantes mayores de colmillos gigantes de marfil. Muchos de ellos sobrevivieron a la caza furtiva de la década de 1980 en gran medida gracias a la protección que les daba el interior del cráter, donde estaban más controlados que los del exterior. No se ven en el interior del cráter rebaños de crías ni hembras. El mejor momento para ver los rebaños de elefantes es a primera hora de la mañana por el bosque Lerai.

 

Los rinocerontes negros del Ngorongoro

Estos animales están en grave peligro de extinción, y han sido cazados furtivamente hasta la casi desaparición. El interior del cráter del Ngorongoro es uno de los pocos lugares de Tanzania donde se puede ver con casi total certeza este impresionante animal en su hábitat natural. En 1965 habían 100 rinocerontes en el cráter, a mediados de 1980 tan solo quedaban 2 individuos. Los rinocerontes están actualmente vigilados las 24 horas por los guarda parques, y la población ha aumentando lentamente. Tienen un periodo de gestación largo, así que este aumento es muy lento. En 2004 la población era de 17 rinocerontes.

El otro lugar donde se puede ver el rinoceronte en Tanzania, es la zona de Moru Kopjes en el Serengeti, donde en el 2004 se contabilizaron 12 individuos. Estos son muy difíciles de avistar.

En el interior del cráter son generalmente avistados justo al oeste de Lerai Forest, en la zona comprendida entre el bosque y el pantano Gorigor. En un día de safari es muy probable que vea algún individuo. El mejor momento para verlos es a primera hora de la mañana, cuando después de dormir en el bosque, se trasladan al este donde permanecerán todo el día.

 

Los carnívoros del Ngorongoro

El cráter del Ngorongoro es el segundo lugar de Tanzania, y probablemente de todo África para ver los grandes carnívoros en su hábitat natural. El Serengeti sería el mejor lugar, y nadie puede competir con él en este aspecto.

Podemos ver especies como león, guepardo, leopardo, hiena, serval, chacal y zorro de orejas de murciélago.

En 2004 se estimaba una población adulta (no cachorros) de 25 a 30 leones, de 10 a 12 guepardos y de 50 a 60 hienas.

Actualmente hay cuatro clanes de leones y seis de hienas. Es interesante saber que todos los leones del Ngorongoro son descendientes de 15 individuos que sobrevivieron a una plaga de moscas mordedoras en 1961.

Como hemos comentado en la sección de más arriba “Fluctuaciones de la vida salvaje en el cráter del Ngorongoro”, este es un microcosmos dinámico donde las poblaciones de determinadas especies fluctúan ampliamente en el tiempo. La disminución de ñus y el aumento de búfalos ha tenido un impacto negativo en la población de los leones y hienas pues los búfalos pisotean los cachorros de ambas especies. Esto a su vez ha permitido prosperar a los guepardos, pues los leones son su causa principal de mortalidad.

Históricamente han sido más numerosos los leones y las hienas que el guepardo. Hoy en día parece que esto está cambiando.

 

Recomendaciones para visitar el cráter del Ngorongoro

Este es un espectáculo de la naturaleza que no se puede perder. Un safari en el interior del cráter es obligatorio, y es de los mejores de África. Además se puede llevar a cabo en cualquier época del año. El cráter es pequeño, tan solo 16 km2, por tanto en una sola jornada es posible darle la vuelta varias veces y ver los principales atractivos. Sin embargo nosotros recomendamos hacer dos días de safari, uno de ellos de madrugada, intentando ser los primeros en bajar al cráter. Es a esas horas cuando los animales están más activos, por eso el safari puede ser muy interesante.

Los animales migran dentro y fuera del cráter libremente, pero la cantidad de animales migratorios es muy pequeña, así que podemos encontrar la fauna salvaje durante cualquier época del año.

Los principales factores para decidir un viaje al cráter del Ngorongoro deberían ser el número de visitantes que pueden concentrase en cada época.

 

CONTACTO Y RESERVAS

 

Viajes Gorongeti, s.l.

Licencia GC-2029

 

Avda. Gaudí 60 (con Industria) Ático 2º

08025 Barcelona

 

Tel. 93 247 36 61 / 699 200 878

info@safarisentanzania.com

 

FORMULARIO DE CONTACTO

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
2009-2014 © safarisentanzania.com - Viajes Gorongeti s.l.